La rebelión de los impacientes

Iba a ser un tranquilo viernes feriado. Minutos después de abrir los ojos, un dolor ácido y punzante alojado entre mi ombligo y espalda cambió cualquier plan de descanso por otro de emergencia. Para describirlo, tendría que compararlo con una patada violenta en el costado del abdomen, pero cuyo dolor se queda, permanece, incomodando cualquier …

Continuar leyendo