Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Lectura: 2 mins

La “renuncia” de Johnny = La horca del PAC

Es ese sonido mítico en alta mar que lleva a un barco a una trampa mortal, porque el marinero iluso cree que lo que escucha es el cantar de una bella sirena. Es ese espejismo tramposo que tienta al sediento en mitad del desierto y lo hace caminar en círculos.

El titular de este jueves del periódico La República es el último anzuelo de una gran trampa.

Desde el propio domingo de las elecciones se levantó el rumor, que no ha hecho más que crecer. Que Liberación Nacional está desmoralizado. Que están desfinanciados. Que hay una suerte de insurrección interna. Que Johnny no puede más. Que van a hipotecar el chinamo. Que Johnny no quiere.

Se suma la solicitud de una “tregua” que hiciera el PLN a principios de semana. Han cambiado de agencia de publicidad 2 veces, y la campaña nunca dejó de ser un desastre. Está claro que lo que necesitan no es tiempo; son ideas.

El panorama completo pinta un cuadro trágico. Es fácil imaginarse al animal en el suelo, herido de muerte, agonizando de aquí al 6 de abril.

Creerse ese espejismo es lo peor que le puede pasar al PAC y -especialmente- a sus votantes.
Ni siquiera hace falta mencionar que la “renuncia” a la candidatura de Johnny es una posibilidad que no existe en la Constitución. Y que con o sin él, se celebrarán las votaciones en abril.

La campaña del PAC debe ser avasalladora. Debe tirarle encima a Liberación una avalancha de creatividad, participación, movilización, innovación, y esperanza. Debe aplastar al bicho a punta de alegría.

El próximo gobierno de Acción Ciudadana necesita la legitimidad de un triunfo claro, holgado e incuestionable en las urnas. Quedan dos meses para sacar a votar a cada costarricenses mayor de 18 años que no tolera 4 años más de corruptela, clientelismo y continuismo mediocre.

No puede haber espacio para el triunfalismo. Nadie debe sentir que esto está ganado, que no hay rival, y que Luis Guillermo ya es Presidente.

Recuerden las palabras del siempre sabio Rodolfo Piza: lo que está haciendo el PLN es “hacerse la vaca muerta, para comerse al zopilote vivo”

Compartí este post: