El sagrado derecho al humor

Ramashé, nunca más. En los días que siguieron a las elecciones de este 4 de febrero, han circulado numerosas “invitaciones” a dejar de hacer chistes, no circular memes, no “burlarse” de Fabricio Alvarado, de su esposa, de sus inconsistencias, de sus obras y milagros. Una ola de espontánea empatía, probablemente motivada por el susto de ver …

Continuar leyendo