Matrimonio igualitico

Hace unos años me tocó viajar de pie en un bus en la ciudad de San Francisco. Sentados a un lado viajaba una pareja de chavalos tomados de la mano; la cabeza de uno recostada sobre el hombro del otro. Serían las 11 de la mañana. Al otro lado del pasillo, un señor mayor se …

Continuar leyendo

Andar conmigo

Una vez, cuando tenía 12 años, me escapé de mi casa. “Me escapé”, digo, para ponerle picante. Le hice a mi madre algún berrinche adolescente, tomé un bus y terminé en el centro. Para que la fuga tuviera gracia tenía que hacer tiempo, así que me metí al cine Rex. Era la tanda de las …

Continuar leyendo

Nos encanta la gente

La gente que habla con la boca llena. La que dura la vida eterna usando el cajero automático sin importar que hay fila. La gente que “se cola”. Los que le guardan campo a otra gente. Los que estornudan y no se cubren. Los lavahuevos. La gente que chilla los dientes para limpiárselos. Los que …

Continuar leyendo

Los 15 minutos de mala fama

Tiene que quedar claro de una buena vez, que usted y yo tenemos el derecho inalienable a tomarnos fotos chingos. O con poquita ropa, en baby-doll , en medias, añejos, tirando besos, haciendo trompas, abrazando la almohada, en el espejo del baño pringado de pasta de dientes, bronceándonos en el patio entre la ropa tendida, …

Continuar leyendo

¿Adónde te metiste satanás?

Suena escalofriante, pero es cierto: Quienes crecimos en Costa Rica entre la década de los 80 y los 90, crecimos con el diablo.Para nosotros, chamacos, invocar al demonio en aquellos tiempos era tan fácil como reunirse en el recreo a juntar 6 lápices de color para jugar “Miguelito”: por mucho, el mayor de terror de …

Continuar leyendo

Estimado Luis Guillermo

Le saluda un ciudadano. Uno del millón trescientos mil que lo elegimos presidente el 6 de abril.No solo le di mi voto, como cientos de compatriotas, yo también convencí a otros de votar por usted. Probablemente porque soy uno de esos pésimos periodistas, convencidos de que, en determinados contextos, la neutralidad es un acto de …

Continuar leyendo

Carta a mí mismo cuando tenía 20 años

Mae. No voy a preguntar cómo estás, porque lo recuerdo. Estás bien, y los años que vienen vas a estar bien. No tengo mucho tiempo (no lo vas a tener, pues) ni mucho espacio. Apenas 2.500 caracteres para decirte algo importante desde el futuro. Así que elijo esto: ¡Viajá más, huevón! Si te vas a …

Continuar leyendo