Las puras vidas de Verónica

Tengo 39 años y voy por mi tercera vida. La primera fue muy dura, muy sola. Hija mayor de una madre abandonada, para comenzar, por su esposo, a quien nunca dejó de querer; y luego por sí misma, a quien nunca ha querido.

Continuar leyendo