¿Adónde te metiste satanás?

Suena escalofriante, pero es cierto: Quienes crecimos en Costa Rica entre la década de los 80 y los 90, crecimos con el diablo.Para nosotros, chamacos, invocar al demonio en aquellos tiempos era tan fácil como reunirse en el recreo a juntar 6 lápices de color para jugar “Miguelito”: por mucho, el mayor de terror de …

Continuar leyendo